fbpx
Home > Cultura > El origen de la muñeca Lele

El origen de la muñeca Lele

Con la llegada de la muñeca Lele a Querétaro, la curiosidad por saber el origen de esta muñeca seguro se está apoderando de ti. En esta ocasión, viajaremos un poco en el tiempo para descubrir sus primeras apariciones.

La muñeca de trapo, María o Mazahua son un representante de nuestra historia y cultura. De las primeras figuras similares que se saben son de muñecas hechas con arcilla, palma y cabellos de maíz qué se creaban para rituales sepulcrales para la protección contra malos espíritus de niños.

Después de la conquista española, los juguetes provenientes de ahí, comenzaron a mezclarse con los originarios de los pueblos indígenas de nuestro país. De aquí surgió la pirinola, el trompo, el yo yo, los baleros, y las figuras de barro o madera.

Bajo un sincretismo cultural, las muñecas María, como le suelen nombrar, surgen a partir de las muñecas europeas de porcelana. Su origen específico está en Michoacán y el Estado de México, pues su otro nombre también se debe al grupo étnico Mazahua. Representaban a las mujeres de este grupo, con sus vestimentas y listones de colores.

Estas muñecas hechas de trapo comenzaron a abrirse camino en todo el país, a tal punto que diferentes regiones comenzaron a crear sus propias muñecas, con trajes y rasgos representativos de sus etnias.  En Guanajuato, por ejemplo, les nombran “Lupitas” y son hechas con cartonería, con faldas de colores y figuras geométricas.

Las mazahuas son una práctica artesanal que en muchas ocasiones no es apreciada. Sin embargo, todo mexicano debería estar orgulloso del arduo trabajo que hay detrás de cada pieza , sus colores llamativos, sus  bordados delicados, y la humildad en su historia de origen.

PRESS – Querétaeo