760x90_Banner_mayahuel
760x90_Banner_mayahuel
previous arrow
next arrow
Home > Turismo > Nueva York: En estado de emergencia por fuertes inundaciones

Nueva York: En estado de emergencia por fuertes inundaciones

Un diluvio sin precedentes golpea la ciudad de Nueva York este viernes, generando inundaciones devastadoras que paralizaron la vida en la ciudad más grande de Estados Unidos. Las lluvias récord colapsaron el sistema de drenaje de la ciudad provocando inundaciones en calles, sótanos, escuelas, estaciones de metro y vehículos.

Las precipitaciones cayeron de manera intensa y sorprendente, atrapando a muchos ciudadanos en medio del caos durante la hora pico de la mañana de este viernes. Los equipos de respuesta rápida realizaron rescates, sacando a personas atrapadas en automóviles y sótanos que se llenaban de agua rápidamente.

El aeropuerto internacional neoyorkino John F. Kennedy estableció un récord, con casi 20 centímetros de lluvia en un solo día, la cantidad más alta desde 1948. El barrio de Brooklyn recibió lo que recogería en un mes de lluvia en tan solo tres horas, lo que demuestra la intensidad de las precipitaciones.

Científicos atribuyen estos fenómenos al cambio climático, donde una atmósfera más cálida retiene más vapor de agua, que luego se libera en fuertes lluvias que superan las infraestructuras de prevención de inundaciones, ya obsoletas.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, y el alcalde Eric Adams declararon el estado de emergencia, instando a los residentes a quedarse en casa debido a las peligrosas condiciones. Sin embargo, las escuelas permanecieron abiertas y muchos neoyorquinos se enfrentaron a un dilema sobre cómo regresar a sus hogares.

«Si están en casa, quédense en casa, si están en el trabajo o en la escuela, quédense en casa por ahora. Parte del metro está inundado y es extremadamente difícil desplazarse por la ciudad», advirtió al final de la mañana el alcalde demócrata de la ciudad, Eric Adams.

El Sistema de Transporte Público fue gravemente afectado, con suspensiones y retrasos en el metro y trenes de cercanías. Incluso el servicio de autobuses se vio interrumpido. Una autopista en Manhattan quedó paralizada debido a la acumulación de agua, obligando a algunos conductores a abandonar sus vehículos.