fbpx
Home > Ecología > Buscan incrementar penas a personas que cometan crueldad animal

Buscan incrementar penas a personas que cometan crueldad animal

El coordinador de la Fracción Legislativa del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y actual presidente de la Mesa Directiva en la LIX Legislatura del estado, diputado Jorge Herrera Martínez, presentó la Iniciativa de Ley que reforma y adiciona diversas disposiciones del Código Penal para el Estado de Querétaro, en materia de maltrato y crueldad animal.

Esta iniciativa busca reformar los artículos 246.-D TER y QUATER,” del Código Penal para el Estado de Querétaro, con la finalidad de incrementar hasta en un 80 por ciento las penas de crueldad animal, en caso de que estos actos se cometan en contra de cualquier animal de trabajo, servicio u apoyo; en los siguientes casos:

I. Si se prolonga innecesariamente la agonía o el sufrimiento del animal;

II. Si se utilizan métodos crueles; o

III. Si además de realizar los actos de maltrato en contra de cualquier animal, el sujeto activo los capta en imágenes, fotografía o video para hacerlos públicos por cualquier medio.

En la exposición de motivos de la iniciativa, se recordó que desde el pasado 12 de julio del 2019, se publicó en la Sombra de Arteaga una iniciativa que aumenta las penas de maltrato y crueldad en contra de los animales en nuestro Código Penal, la cual aumenta las penas hasta en más de 7 años de prisión; sin embargo, a pesar de los intentos legislativos por sancionar este tipo de conductas, aun nos encontramos frente a un panorama desfavorecedor derivado de la normalización de la violencia hacia los animales, por lo que aunque la legislación contemple tanto sanciones administrativas como penales, es necesario fortalecer aún más las penas.

El diputado Jorge Herrera Martínez, manifestó que desafortunadamente en días pasados fueron envenenados dos caninos  de nombres “Athos” y “Tango”, destacados por sus trabajos a favor de la comunidad, ya que Athos  era un can certificado internacionalmente ante la Organización Internacional de Perros de Búsqueda y Rescate  (IRO) y un especialista acreditado por el equipo  de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR), de Cruz Roja Mexicana, inclusive dijo, trabajó en las labores de búsqueda y rescate  en sismos, y su última participación fue en el terremoto del 2017  en la Ciudad de México, siendo un miembro destacado de varios grupos de bomberos.

Tango por su parte, añadió el legislador, fue un can de asistencia que apoyaba a personas con discapacidad y de la tercera edad; por lo que estos lamentables hechos han generado indignación nacional y una profunda tristeza entre asociaciones civiles, bomberos, cruz roja y sociedad civil en general.

“Los animales de rescate y asistencia se han convertido en miembros invaluables de la sociedad, inclusive salvando vidas día a día. Estas razones nos señalan que su trato debe ser prioritario en las agendas legislativas de todos los estados, haciendo lo posible para garantizar su protección”, comentó el diputado Jorge Herrera  Martínez.

El diputado del Partido Verde Ecologista de México, enfatizó que cada vez son más los casos de animales quemados, envenenados, ahorcados, víctimas de abuso sexual, enterrados vivos, mutilados; y que estas torturas esconden algo más profundo, como es el deseo, a veces la necesidad, de sujetos psicológica y socialmente débiles de mostrarse grandes, fuertes y valientes.

En esta iniciativa, también se destacó que los llamados perros de trabajo, se encuentran los de asistencia, de terapia y de rescate.

Se explicó que los perros de rescate, son aquellos que se someten a un entrenamiento desde que son cachorros para cumplir su misión: salvar vidas durante un desastre natural; además son entrenados entre uno o dos años, alrededor de cuatro horas al día.

Mientras que los perros de asistencia, son aquellos que han sido adiestrados para ayudar a las personas con discapacidad, física o intelectual, en el desarrollo de las labores propias de la vida cotidiana.

De igual manera, los perros de terapia, son aquellos que participan en una rehabilitación y sirven como facilitadores de la misma, es decir, que funcionan como elemento de apoyo para que el terapeuta que conduce la sesión (psicólogo, psiquiatra, fisioterapeuta, etc.) logre mejores resultados con su paciente.