fbpx
Home > Salud > Recomendaciones para que el uso de cubrebocas deje de ser una tortura

Recomendaciones para que el uso de cubrebocas deje de ser una tortura

Ya empezamos la nueva normalidad, y las normas sanitarias serán parte de nuestro día a día por algunos meses más, lo que implica portar el cubrebocas cada vez que salgamos de nuestra casa. Sabemos que es muy difícil usarlo, sobre todo en este verano. Nos puede provocar llagas, irritación, acné, sarpullido y qué decir de la cantidad de sudor que nos hace producir o la sensación de asfixio. Por ello, te compartiremos algunas recomendaciones para que se vuelva algo más cómodo.

Lo que debemos practicar, principalmente, es la higiene, tanto de la piel como en el manejo del cubrebocas. Recordemos que con el calor y la oscuridad suelen desarrollarse más bacterias. La recomendación es, lavar la cara antes y después de utilizar la mascarilla. Del mismo modo, si ésta es reutilizable, debes lavarla a diario.

Preparar nuestra piel para su uso, también es un paso fundamental. Utiliza productos ligeros y en textura gel, debes aplicarlos una hora antes de comenzar a usar el cubrebocas para que sean absorbidos por la piel y posteriormente no sean un factor que nos hagan sudar más de la cuenta. No olvides nunca el protector solar.

Muchas personas sienten que no reciben el suficiente aire. No obstante, esta sensación es meramente psicológica, pues los cubrebocas están diseñados para pasar la cantidad de aire que necesitamos. Hay diferentes diseños y grosores, por lo que podrás tener opciones para ver cuál te incomoda menos. También es importante aprender a respirar, lo debemos hacer de forma tranquila, relajada y pausada.

Otra molestia recurrente es la irritación que provoca en nuestra piel, sobre todo en el puente de la nariz, la barbilla y la parte de atrás de las orejas. Una solución rápida es color vaselina o algún ungüento en las zonas donde más fricción hay. Existen unos aditamentos que facilitan su uso.

No olvides que el uso de tapabocas es fundamental para detener los contagios y mantenernos a salvo, no cambies un momento de incomodidad por una estadía en el hospital.