fbpx
Home > Noticias > Kahlo, Carrillo, Vicario, y otras mujeres que empoderaron a más.

Kahlo, Carrillo, Vicario, y otras mujeres que empoderaron a más.

Hubo una época en nuestro país, donde como mujer no se podía votar, estudiar ni trabajar. Donde se les limitaba a las tareas domésticas. Afortunadamente la historia ha cambiado, y pese a que hay un camino largo por recorrer, no han sido más que mujeres, quienes han luchado y logrado la situación actual.

Desde artistas, políticas, poetizas, profesionistas y activistas, son muchos los personajes femeninos que marcaron la historia, donde cada una destaca. Pero aquí te dejamos un breve top 5 de las mujeres mexicanas que empoderaron a más.

Un ícono del feminismo en México es la artista Frida Kahlo, quien destacó en un mundo artístico lleno de hombres, incluso tuvo que luchar con la fama de su esposo, dedicado al mismo oficio. También usó su apariencia para revelarse contra los estereotipos. Y en sus obras abordó temas de sexualidad, aborto, lactancia y maternidad.

Antes de 1947, las mujeres no podían votar por sus representantes en México. Entre las sufragistas que lucharon por dar ese derecho a las mujeres, destacó Elvia Carrillo, quién además logró ser diputada electa en el Congreso de Yucatán. Además, su activismo involucró el control natal, la libertad sexual, el divorcio, e incluso la opresión religiosa.

Hasta la fecha, son más los hombres que destacan en ámbitos científicos o profesionistas en general, y Matilde Montoya Lafragua rompió con esa constante al ser la primera mujer mexicana que logró meterse al mundo de la medicina, y pese a todos los impedimentos impuestos por los mismos hombres, logró el título de médico. Su historia comenzó desde joven, pues a los 16 años obtuvo el título de partera.

“Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver sois la ocasión de lo mismo que culpaís…” Si no te suena, vives debajo de una piedra, pues estas palabras pertenecen a Sor Juana Inés de la Cruz combatiente de las reglas sociales, poetiza e intelectual. Se dice que ingresó al convento para poder estar sola, sin ocupaciones ni obligaciones que le impidiesen leer sus libros, estudiar y escribir.

Durante la Guerra de Indepenencia, Leona Vicario fue considerada una revolucionaria, al ayudar a los insurgentes y ser su informante. Pese a que fue apresada, Vicario no delató a los implicados, y cuando logró escapar, regresó para seguir al pie de la lucha.